top of page
  • Foto del escritorEl Nuevo Sol

La planta pionera con la que EPM genera gas biometano y contribuye con la transición energética

EPM inauguró, en la PTAR San Fernando, la primera planta que produce gas biometano a partir del tratamiento biológico de aguas residuales. El proyecto tuvo una inversión de 5 millones de dólares y se adhiere a las acciones para mitigar los efectos del cambio climático.

La primera planta que produce gas biometano a partir del tratamiento biológico de aguas residuales
PTAR San Fernando

Parece distópico, pero es probable que si usted vive en el Valle de Aburrá parte de las aguas residuales que produce en su casa, luego de usar el baño o la cocina, vuelvan días después en forma de gas domiciliario para que pueda aumentar la temperatura del agua con la que se ducha o para que prenda la parrilla del fogón y pueda cocinar.

Esto porque EPM inauguró en octubre, dentro de las instalaciones de la PTAR (planta de tratamiento de aguas residuales) San Fernando, en Itagüí, la primera planta que aprovecha el biogás generado en el tratamiento biológico de las aguas residuales para convertirlo en biometano. La inversión del proyecto rondó los 5 millones de dólares.


Luis Guillermo Villada Corrales, gerente Soluciones de Gas de EPM, explica que el primer paso es obtener el biogás que se genera en la digestión de lodos durante el tratamiento de las aguas residuales. Por eso la nueva planta está ubicada dentro de la PTAR:

“Este biogás es un subproducto de la descomposición de la materia orgánica de las aguas residuales que son recolectadas en el alcantarillado urbano. Cuando tratamos este biogás lo llevamos a una condición de calidad [el metano pasa de un 60% a un

99% de concentración] comparable con la del gas natural de yacimiento. A este biogás lo llamamos biometano y ahí lo podemos mezclar con el gas natural que EPM entrega a todos sus usuarios”.


Para Villada, proyectos pioneros como este son claves porque aportan al objetivo de contribuir con el uso de energías renovables y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. “Es una fuente alternativa de gas natural renovable para consumo doméstico, comercial, industrial y para los vehículos que funcionan con gas natural comprimido”, dijo.

También es clave que el insumo para generar el biometano sean las aguas residuales, lo que cierra el ciclo del proceso que es un factor fundamental en la economía circular. Proyectos de estas características contribuyen y se relacionan de manera directa con tres ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de Naciones Unidas: Agua limpia y saneamiento, Energía asequible y no contaminante, y Producción y consumo responsables.


La nueva planta, explicó EPM, entró en operación desde principios de octubre y tiene la capacidad de producir hasta 720 m³/h de biometano que viaja por el gasoducto y se distribuye las redes domésticas. Con esta cantidad se pueden suplir las necesidades energéticas de 40.000 hogares.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page